mayo 1, 2017

Todo listo para el paro nacional


Después de 20 días de viaje en los que se recorrió toda la frontera entre México y Estados Unidos, la Caravana contra el miedo llegó a Los Ángeles, California, para la insigne marcha del primero de mayo.

La marcha convoca a toda la comunidad latina a un paro nacional cuyo objetivo es visibilizar la importancia de la fuerza laboral de los latinos en la economía de Estados Unidos.

Miles de personas que viven alrededor de ciudades como Washington, Austin, Houston, Tucson, Chicago y Los Ángeles abarrotaron sus hoteles, en los que la ocupación hotelera llegó al tope, de acuerdo con organizaciones sindicales que convocaron a la marcha.

Desde 2006, el primero de mayo, ha sido una fecha de reivindicación de la lucha laboral. Su estrategia: tener un día sin inmigrantes que paralice la economía de un país que depende de ellos.

Más allá de la lucha laboral, este año el día sin inmigrantes pelea por erradicar la violencia contra las comunidades latinas que la administración del gobierno de Donald Trump ha fomentado desde su campaña.

“Hasta ahora hemos estado enfocándonos en el respeto a nuestra humanidad, en qué es lo correcto, en que no se separen a las familias, en detener las deportaciones” Cuenta sobre el recorrido de la Caravana por el país, Alejandra Valles, una de las coordinadoras de este movimiento civil.

Y tiene razón, en su recorrido de más de 6 mil kilómetros, la caravana abrazó el sentir de decenas de comunidades migrantes. Cruzó California, donde se libra una batalla para crear un estado santuario en California, una entidad donde la gente pueda tener acceso a servicios de salud y confiar en la policía local sin miedo a ser deportados por no tener papeles

Llegó hasta la costa contraria del estado de Texas, en donde el pánico escala desde que se aprobó otra ley para obligar a las corporaciones policiacas a colaborar con las acciones de deportación de las autoridades migratorias.

Y en el camino, cruzó el constante sufrimiento que la criminalización de la migración ha supuesto para las regiones fronterizas del desierto de Nuevo México y Arizona, que han sido el laboratorio de las operaciones más violentas para detener a aquellos que buscan atravesar la frontera sin papeles; regiones en las que incluso desde antes del cambio presidencial, la violencia contra la comunidad latina ya era normal, como lo explica Isabel García.

Durante todo el camino, el común denominador en las ciudades que visitó la caravana, fue el miedo y su afectación en las conductas diarias de las personas. Familias que en ciudades como Tucson, Arizona o Corpus Christi en Texas dejaron de salir al parque, al cine e incluso de vacaciones por miedo a los agentes de migración.

No obstante, el paro nacional del primero de mayo es diferente. Busca aglutinar ese sufrimiento y transmitirlo a una palanca política para promover cambios en las políticas públicas. Algo que desde los ochenta ha ayudado a mejorar las condiciones de miles de migrantes en Estados Unidos.

Esa es una práctica en la que el Sindicato internacional de empleados de servicio, organización que impulsó a la caravana, tiene mucha experiencia, ya que ha ayudado con esa lucha desde hace más de 30 años.

Desde los años 80, cuando la migración centroamericana explotó por los desplazamientos que las guerras civiles en la región provocaron, el sindicato pujó porque todas las personas indocumentadas, que en su mayoría desempeñaban trabajos de limpieza, pudieran tener derechos laborales, explica Alejandra Valles, quien también es tesorera del sindicato.

“Este año no nomás es para que conozcan el valor económico de los migrantes, sino también para que conozcan la resistencia de los empleadores, porque los empleadores también están abriendo la puerta a los de las aduanas para que entren a hacer redadas”, explica la líder sindical.

Este primero de mayo se espera que, al menos en Los Ángeles, medio millón de personas salga a las calles. La primera edición de esta marcha, en 2006, logró reunir entre 700 mil y un millón de personas.

Durante las tres semanas anteriores, las principales ciudades de Estados Unidos han visto movilizaciones masivas, ya sea para presionar para que el presidente Donald Trump revele sus declaraciones de impuestos anteriores, para defender el desarrollo científico o para contrarrestar las políticas de esta administración que atentan contra el medio ambiente.

Mientras que en la mayor parte del mundo esta fecha es reconocida como el día internacional de los migrantes, Estados Unidos cambió la fecha de esa festividad por su origen vinculado a los movimientos laborales comunistas de finales de los 1800.

Llega a Los Ángeles, California, la Caravana Against Fear para la marcha del primero de mayo. Video Arturo Contreras Camero 


Se autoriza su reproducción siempre y cuando se cite claramente al autor y la siguiente frase: “Este trabajo forma parte del proyecto En el Camino, realizado por la Red de Periodistas de a Pie con el apoyo de Open Society Foundations. Conoce más del proyecto aquí: enelcamino.periodistasdeapie.org.mx”



Daniela Pastrana

Periodista desde hace 21 años, actualmente es corresponsal de la agencia Inter Press Service. Sus crónicas retratan a las personas más desprotegidas y los movimientos sociales. Desde 2010 es Directora Ejecutiva de la Red de Periodistas de a Pie.


Arturo Contreras

Periodista en busca de nuevas maneras de contar historias y así dar un servicio a la ciudadanía: Crowdsourcing, datos y nuevos medios. Crónica y narrativa. Redes sociales.