febrero 25, 2015

¡Uno, dos y tres, las madres otra vez!

Un año más, madres de migrantes centroamericanos desaparecidos en el país recorrieron los mismos caminos que sus hijos para buscarlos.

Por Prometeo Lucero

Cantinas, iglesias, prostíbulos, albergues, puentes, asentamientos irregulares, mercados sobre las vías del tren, estaciones dominadas por pandillas, panteones, prisiones, comedores, estaciones migratorias, escuelas, calles pavimentadas, pueblos rurales, colonias urbanas, puertos pesqueros, calles sin pavimento, plazas públicas, kioskos, mercados, foros, de casa en casa…

Las madres de migrantes centroamericanos, recorrieron por doceava vez el país en busca de sus hijos.

Entre el 20 de noviembre y el 6 de diciembre. Caminaron desde la frontera sur del país, en Tapachula, hasta el frío corrosivo de San Luis Potosí, en pos de una pista del paradero de sus hijos.

40 madres lloraron sobre la fosa común cubierta de basura en el panteón municipal de Juchitán. Presenciaron el shock de migrantes recién rescatados de un secuestro masivo en Bojay, y celebraron cuatro reencuentros, dos de ellos sobre la marcha. Los migrantes reencontrados eran de Honduras.

Las madres de la caravana cantaron, rieron, se abrazaron. Recibieron el apoyo de las personas solidarias y el desprecio de las instituciones.

Las madres hicieron suyo el dolor de la desaparición forzada de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural “Raul Isidro Burgos” en Iguala, Guerrero.  Al grito de ‘¡Vivos se vinieron, vivos los queremos!’,  cargaron fotos de los normalistas o colocaron veladoras en solidaridad.

¡Uno dos y tres, las madres otra vez!

En el autobús que recorrió diez estados de la República mexicana, cada madre hacía apuntes, conversaba sobre su historia o descansaba la fatiga de esta larga caravana. Paso a paso, en cada pregunta podía encontrarse una pista. Aunque algunas difusas o erróneas, pero importantes, en pos de un próximo reencuentro.

Se autoriza su reproducción siempre y cuando se cite claramente al autor y la siguiente frase: “Este trabajo forma parte del proyecto En el Camino, realizado por la Red de Periodistas de a Pie con el apoyo de Open Society Foundations. Conoce más del proyecto aquí: enelcamino.periodistasdeapie.org.mx”



Prometeo Lucero

Prometeo Lucero

Fotoperiodista freelance enfocado en temas de derechos humanos, migración y medio ambiente. Ha colaborado con La Jornada, grupo Expansión, Proceso, Desacatos, Biodiversidad Sustento y Culturas, Letras Libres, Variopinto, agencias Latitudes Press, Zuma Press, AP y Reuters, entre otros. Sus fotos aparecen en los libros 72migrantes (Almadía, 2011), Secretaría de Educación Pública (2010); Altares y Ofrendas en México (2010); Cartografías Disidentes (Aecid, 2008). Ha publicado los libros "Dignas: Voces de defensoras de derechos humanos" (2012) y "Acompañando la Esperanza" (2013). Finalista en los concurso"Rostros de la Discriminación" (México, 2012) “Los Trabajos y los Días” (Colombia, 2013) y “Hasselblad Masters” (2014).