noviembre 6, 2016

La espera del “Día D” para los latinos en Estados Unidos: la demócrata Clinton o Donald, el republicano

Nunca en la historia política de Estados Unidos los latinos se habían interesado tanto en la elección de su nuevo presidente. Y no es sólo por Trump, el vociferante candidato de la utraderecha. La discusión de los nuevos electores en Estados Unidos es quién, realmente, sale con números negros tras la campaña del rubicondo  y lampiño aspirante presidencial.

La euforia se nota en las encuestas. Recientemente una empresa de opinión pública hizo un sondeo telefónico para saber a quién apoyan los mexicanos en el actual proceso electoral de Estados Unidos.

El resultado era predecible: 83% de los encuestados dijeron que simpatizan con la candidata del Partido Demócrata, Hillary Clinton.

Chocolate por la noticia. En México existe la creencia de que los presidentes de ese partido son “amigables” con sus vecinos del sur, pero la realidad es otra.

Los peores momentos de la relación binacional han sido cuando un demócrata vive en la Casa Blanca de Washington. Barack Obama, por ejemplo, deportó a dos millones de latinos, casi todos mexicanos.

Bill Clinton construyó los muros en la frontera que provocaron la muerte de unos 10.000 migrantes en el desierto de Arizona. Y en contraste, la única regularización migratoria en la historia de ese país la impulsó un republicano, Ronald Reagan.

Un espejismo que sólo existe aquí, en territorio mexicano. Porque los mexicanos y latinos de Florida, Arizona, Texas, Illinois o incluso en Salt Lake City, conocen a los demócratas en su esencia.

Los padecieron y se desilusionaron desde 2008 con el primer triunfo de Barack Obama. Se volvieron a desencantar a partir de 2012. Pero ahora confían en Hillary Clinton. ¿Por qué?

La respuesta fácil es culpar a Donald Trump. Y como pocas veces en la historia política de ese país, tal vez lo sencillo resulte cierto.

En el Camino consultó a organizaciones de latinos en Estados Unidos, no sólo mexicanos, para conocer cómo vivieron la campaña electoral, con cuál de los dos candidatos más importantes creen que pueden ayudar a sus comunidades y lo más importante, si están dispuestos a votar en estos comicios.

Algunas de las respuestas aparecen en un sencillo mapa que también le presentamos.

***

Ánimo del voto latino en las elecciones presidenciales de  Estados Unidos

Históricamente la comunidad latina en Estados Unidos, especialmente de origen mexicano, se ha mantenido ajena a los procesos electorales en su país adoptivo.

No es el caso de los cubanos de Miami que por su origen y objetivo de vida –derrocar a Fidel Castro, aunque no sea ya presidente de Cuba- tienen un activismo político permanente, cercano a los halcones del Pentágono (agencias de seguridad como CIA, NSA, FBI) y que por lo mismo su voto es totalmente predecible: en favor del más derechista de la ultraderecha. Quien sea.

Pero ahora es distinto. En mexicanos, puertorriqueños, salvadoreños o guatemaltecos residentes de Estados Unidos existe una especie de urgencia por convertirse en ciudadanos, por registrarse en el padrón electoral y votar.

En Texas, por ejemplo, ocurre una curiosa alianza entre iglesias evangélicas y la católica para convocar feligreses al sufragio. Allí mismo en escuelas y universidades los estudiantes organizan “marchas del voto”, caminatas a las urnas para depositar su voto anticipado.

En Texas los hispanos que siempre votaron por el Partido Republicano hacen campaña por su rival histórico, mientras que en California o Illinois hay cifras récord de registros de nuevos votantes.

Carlos Duarte, director regional de la organización Mi Familia Vota de Texas, resume parte del enojo en las comunidades hispanas por estos días:

“Los insultos de Trump resultaron el catalizador de un esfuerzo comunitario las organizaciones hemos hecho por años que nos permitieron aprovechar esas agresiones para movilizarnos”, explica.

Grace Toapanta, de la Coalición de Inmigrantes de Florida, dice que los latinos, este vez sí, van a votar. Y se aseguran de ello.

“Hemos tocado cerca de 38 mil puertas en esta campaña, hicimos más de cinco mil llamadas a latinos para que salgan a votar y pues sí, hay muy buena respuesta”, cuenta.

Inédito. Y se nota. “¿Que hay mucha excitación  por votar. Sí”, explica Adriana Gallego, representante en Texas de la Asociación Nacional de Artes y Culturas Latinas, NALAC.

“¿Queremos crear entusiasmo para que la gente salga y haga oír su propia voz? Absolutamente”.

Y así las historias previas a la votación presidencial en Estados Unidos. Su Día D. Porque si gana Clinton será un triunfo de los demócratas. Pero si pierde será la jornada de Donald Trump.

Mientras, en la espera de la película este 8 de noviembre, quizá instalados en el momento de los cortos de otros filmes, mexicanos y muchos hispanos más esperan otra D: la Decisión final.

Selecciona un punto y entérate del porcentaje del voto latino por estado, y cuál es ánimo del voto latino desde las organizaciones.  

1899-blank-shape_pin_4x Información electoral de la población latina por estado.

1547-city-buildings-pointed_4x

Ánimo entre los votantes de esa región. 

Se autoriza su reproducción siempre y cuando se cite claramente al autor y la siguiente frase: “Este trabajo forma parte del proyecto En el Camino, realizado por la Red de Periodistas de a Pie con el apoyo de Open Society Foundations. Conoce más del proyecto aquí: enelcamino.periodistasdeapie.org.mx”



Alberto Nájar

Productor para México y Centroamérica de la cadena británica BBC World Service. Periodista especializado en cobertura de temas sociales como narcotráfico, migración y trata de personas. Integrante de la Red de Periodistas de a Pie, editor de En el Camino.


Arturo Contreras

Periodista en busca de nuevas maneras de contar historias y así dar un servicio a la ciudadanía: Crowdsourcing, datos y nuevos medios. Crónica y narrativa. Redes sociales.